Carmen Rute

Salida procesional de Ntra. Sra. del Carmen, patrona de Rute.

El pasado día 15, festividad de la Asunción de Nuestra Señora, recorría las calles de Rute la Santísima Virgen del Carmen en una procesión que se prolongaría hasta las dos de la madrugada, calles que volvieron a vestirse de marrón y blanco en multitud de banderitas, a engalanarse con arcos forrados de papel, colgaduras y pancartas; por lo demás, fue un itinerario lleno de petaladas y fuegos artificiales, que presentaba como novedad este año la visita a la Parroquia de San Francisco. En esta ocasión, se contó con los sones de la Banda de Cornetas y Tambores Stmo. Cristo de la Elevación de Campo de Criptana (Ciudad Real) para abrir el extenso cortejo.

La imagen de la Virgen, que lucía aún más bella si cabe con el pelo recogido sobre los hombros, presentaba importantes estrenos en su atavío como es el caso del escapulario, bordado en oro con diseño asimétrico, el vestido del Niño Jesús rosa fucsia, ambos regalo del hermano mayor, así como los escapularios de mano donados por el pregonero, igualmente bordados frente a los habituales de orfebrería. Finalmente, comentar que el exorno floral estaba compuesto íntegramente con nardos, destacando las grandes piñas de las esquinas que se vienen colocando en los últimos años.

           

Pulsa sobre las fotos para abrirlas a mayor tamaño.

Traslado procesional de Ntra. Sra. del Carmen, patrona de Rute.

Como cada año, el último domingo del mes de julio, la Santísima Virgen del Carmen salía a la calle en un corto pero intenso recorrido por su barrio, que le llevará hasta la Parroquia de Santa Catalina para la celebración de la novena y su posterior salida procesional. Una ocasión ésta preferida por muchos, pues, como sabemos, la Señora procesiona sin palio y, por tanto, sin luz eléctrica.

El reducido cortejo, con la Agrupación Musical Santo Ángel Custodio en cruz de guía y la Banda Municipal de la localidad tras el paso, fue completando en unas dos horas y media el bello itinerario bajo un cielo plagado de «banderitas» marrón y blancas, siendo novedad este año los típicos arcos forrados de papel que se dispusieron en diferentes puntos; por lo demás, fue un traslado un tanto diferente, con numerosas petaladas y fuegos artificiales, así como la actuación de la coral así como el coro de romeros.

La imagen de Nuestra Señora, recientemente atribuida a Diego de Mora, lucía el manto que le regalase el Ayuntamiento en los años veinte con motivo de su proclamación como patrona, junto a la saya-escapulario de las Adoratrices, habitual del día 15 de agosto; por su parte, el trono iba exornado con lilium blanco para los costeros principalmente y rosas color champagne y de pitiminí en delantera y jarras. Dentro de una semana, volverán a llenarse las calles para recibir a la Madre de Dios en Rute, el aroma a nardos volverá a inundar cada uno de los rincones de este pueblo.

           

Pulsa sobre las fotos para abrirlas a mayor tamaño.

Besamanos a Nuestra Señora del Carmen, patrona de Rute.

Como es tradicional, el pasado día 16 de este mes de julio, la imagen de la Virgen del Carmen se encontraba expuesta a la veneración de los fieles en solemne besamanos con motivo de su onomástica; una jornada que pasará a la historia por haberse anunciado el inicio de los trámites para su coronación canónica. Por otra parte, si algo llamaba la atención este año es la reciente restauración del Niño Jesús y las manos de su madre a cargo del imaginero cordobés Francisco Romero Zafra.

En cuanto al altar dispuesto por la cofradía para la ocasión, la sagrada imagen presidía su ermita desde el presbiterio, sobre la peana del trono procesional, rodeada de un buen número de centros de lisianthus y alelí así como diversos puntos de luz; tras Ella, rojos cortinajes cubrían la entrada al camarín a modo de dosel, con una de las bambalinas laterales de su palio como remate, decorados con guirnaldas que convergen en una corona sustentada por angelitos que portan escapularios.

Finalmente, comentar que la Santísima Virgen lucía el terno completo que donase Isidro Molina, el más antiguo de los que posee (1874) y bordado íntegramente con la técnica de la cartulina, junto con la gran corona de oro realizada por Díaz Roncero; igualmente destacables son muchas de las joyas que penden de su pecho o los fantásticos escapularios de filigrana de plata.

En apenas un par de días, tendremos la oportunidad de ver de nuevo a la patrona en la calle, en su anual traslado a la Parroquia de Santa Catalina Mártir para la posterior celebración de la novena.

         

Pulsa sobre las fotos para abrirlas a mayor tamaño.

Nota: a modo de recordatorio, enlazamos con el artículo publicado en febrero sobre la atribución de la Virgen del Carmen de Rute al artista granadino Diego de Mora, que próximamente se verá ampliado con nuevas aportaciones que daremos a conocer en este mismo blog.