Mes: junio 2014

Salida procesional de Nuestro Padre Jesús en la Columna – Priego.

Dentro de los «Domingos de Mayo», el pasado día 8 recorría las calles de Priego de Córdoba la devota imagen de Jesús en la Columna, que salía a la calle pasadas las 8,30 de la tarde desde la Parroquia de San Francisco para comenzar un itinerario que habría de prolongarse aún unas tres horas. El trono del Señor, exornado con lilium y gladiolo blancos, fue acompañado musicalmente por la Banda de Música de la Archicofradía del Paso y la Esperanza (Málaga).

La imagen de Jesús en la Columna, de gran calidad y fuerza expresiva, se atribuye al artista granadino Alonso de Mena, pudiéndose fechar en torno a 1640; destaca en ella ante todo el estudio anatómico, su cuidada policromía llena de magulladuras, o el dramatismo de esa mirada elevada al cielo. Llama la atención el notable encorvamiento de la figura, algo bastante típico en la obra del autor, como típica es también la composición del paño de pureza (heredada de su maestro, Pablo de Rojas) o la manera de trabajar el pelo y la barba; igualmente destacable resulta el hecho de que las manos, lejos de lo habitual, aparezcan atadas con las palmas hacia arriba.

En la producción de Alonso de Mena, consideramos que las imágenes que más características comparten con ésta que ahora nos ocupa son precisamente dos de la misma iconografía: el Cristo Atado a la Columna de la Parroquia de la Encarnación de Santa Fe (Granada), y el Cristo Atado a la Columna de la Parroquia de San Cecilio de Granada.

           

Pincha sobre las imágenes para abrirlas a mayor tamaño.

Besamanos a María Santísima de la Cabeza Coronada – Rute.

El 31 de mayo es una de las fechas marcadas en el calendario ruteño, es el día en que la Santísima Virgen baja desde su camarín para recibir la visita de un pueblo que le rendirá pleitesía un año más, una ocasión perfecta para estar más cerca de Ella que nunca; con ello, se pone punto y final a las fiestas celebradas en su honor.

Así pues, el pasado sábado, San Francisco lucía en todo su esplendor con un gran altar dominado por la habitual escalinata, escoltada por ciriales, piezas de candelería, dos parejas de candelabros y elegantes piñas compuestas de rosa y alelí; arriba, el magnífico dosel de orfebrería, estrenado este mismo año, enmarcaba la embocadura de un camarín ocupado por el típico sillón.

Como podemos ver, la sagrada imagen vestía manto de terciopelo azul salpicado de estrellas – estrenado el año de su coronación – junto a una saya realmente única, pues su curiosidad radica en el hecho de estar bordada con paja trenzada.

       

Pincha sobre las imágenes para abrirlas a mayor tamaño.